Aforismos (III)

Tercera entrega de la serie dedicada a las frases célebres:

Nunca rompas el silencio si no es para mejorarlo.

El único símbolo de superioridad que conozco es la bondad.

Ludwig Van Beethoven

El amor es como el vino, y como el vino, a algunos reconforta y a otros destroza.

Los días más memorables de la vida tienen una luminosidad más intensa que los normales.

Stefan Zweig

Ofrecer amistad al que pide amor es como dar pan al que muere de sed.

Ovidio

Que ser valiente no salga tan caro. Que ser cobarde no valga la pena.

En Comala comprendí, que al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver.

En asuntos de amor siempre pierde el mejor.

Joaquín Sabina

Ningún lugar en la vida es más triste que una cama vacía.

Gabriel García Márquez

Hay instantes en los que hemos podido aprender mucho más que en años enteros.

Fiodor Dostoyevski

A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un instante.

Óscar Wilde

Diez mil locos puestos en un montón no hacen una persona razonable.

La riqueza es como el agua salada; cuanto más se bebe, más sed da.

Arthur Schopenhauer

—Ahora digo –dijo a esta sazón don Quijote– que el que lee mucho y anda mucho ve mucho y sabe mucho.

Miguel de Cervantes

Para las personas creyentes Dios está al principio. Para los científicos está al final de todas sus reflexiones.

Max Planck

No conozco nada en este mundo que tenga tanto poder como la palabra. A veces escribo una y la miro hasta que comienza a brillar.

Emily Dickinson

Si te ha gustado esta publicación, ¡te animo a votarla y a dejar un comentario más abajo!

Licencia de Creative Commons
Aforismos (III) by J. Rooks is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://wiewiewie.com/2022/05/14/aforismos-iii/.

2 comentarios sobre “Aforismos (III)

  1. Oro puro cada vez una de ellas. Quizás las que a mi me llegan de forma especial son las de Beethoven, en concreto la del silencio, por la vocación que le tengo a lo que también fue su oficio, salvando la diferencia y la distancia. Esta frase, según mi entender, atribuye al silencio en la música el mismo efecto y el mismo valor que en cualquier otra manifestación humana.
    Grandísimo Beethoven. 🙌🏼

Responder a Anónimo Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s