¿Está de moda el ajedrez?

Después de la emisión de Gambito de Dama a finales de 2020, la cual se convirtió, en solo un mes, en la miniserie más vista en Netflix hasta esa fecha, y valorada positivamente por el 97% de los usuarios de Google, parece que este juego ancestral con más de 1500 años de historia ha recobrado la popularidad que otrora llegó a tener.

No sé si ésta habrá llegado al nivel del año 1972, durante el que se celebró la final del Campeonato del Mundo entre el estadounidense Bobby Fischer y el soviético Boris Spassky, que enganchó a cientos de millones de personas de todo el mundo a sus televisores, expectantes ante este duelo no solo deportivo, sino político, entre las dos superpotencias hegemónicas de ese momento. Estaba en juego un símbolo de la supremacía intelectual mundial, como también lo estuvo, a lo largo de aquella rivalidad que duró casi medio siglo, la victoria en la carrera espacial, entre otras muchas cosas. El épico triunfo del norteamericano lo convirtió en un auténtico ídolo de masas en su país, y quedó magníficamente reflejado en la película El caso Fischer, con Tobey Maguire y Liev Schreiber como Fischer y Spassky respectivamente.

Tampoco sé si habrá alcanzado el mismo esplendor que consiguió en los años 80, y en especial en 1987 con la contienda disputada en Sevilla entre los míticos Kasparov y Karpov, cuya última y decisiva partida de aquella final del Campeonato del Mundo fue retransmitida por RTVE y obtuvo una audiencia de 13 millones de espectadores, cifra solamente superada desde entonces por la final del Campeonato del Mundo de Fútbol de 2010 que ganó la selección española. Este acontecimiento también se vio reflejado en la serie Cuéntame, al que le dedica un capítulo.

Y es que ningún otro deporte o juego, como queráis llamarlo, ha tenido tanta influencia a lo largo de la historia, inspirando importantes obras literarias, cinematográficas, pictóricas e incluso musicales. Son muchísimos los personajes famosos que han sido apasionados del juego de las 64 casillas, cuyas obras se han impregnado de su influjo: zares y emperadores como Iván el Terrible y Napoleón; actores y directores como Charles Chaplin, Ingmar Bergman, Stanley Kubrick, Woody Allen, Humphrey Bogart quién jugaba entre rodajes con Lauren Bacall, otra gran aficionada; Julia Roberts (apasionada y asidua de las partidas por internet), Arnold Schwarzenegger, etc.; científicos como Einstein, escritores como Pérez Reverte, Oscar Wilde, Franz Kafka, Lev Tolstoi, Isaac Asimov, Lewis Carroll, Vladimir Nabokov, Jean-Jacques Rousseau, Stephan Zweig…; filósofos como Unamuno, Bertrand Russell; cantantes y compositores como John Lennon, Bob Dylan, Bono, Sting, Ray Charles, Madonna (quien sigue los pasos de Julia Roberts e incluso cuenta con un entrenador personal), Maurice Ravel, Serguei Prokofiev, etc.; activistas y políticos como el Che Guevara, quien llevaba su pequeño tablero consigo en todo momento, Fidel Castro, Lenin, Barack Obama, y la ministra de finanzas de Letonia, Dana Reizniece-Ozola, entre otros muchos; modelos como Carmen Kass (supermodelo e imagen de Calvin Klein, Versace, Chanel, Gucci o Dior, entre otras marcas, y presidenta de la liga nacional de ajedrez de Estonia) y Charlie Riina; matemáticos como Euler, deportistas y entrenadores como Boris Becker, Cholo Simeone, Quique Setién, Pep Guardiola, Ernesto Valverde, Juanma López Iturriaga…; y hasta Papas de la Iglesia Católica como León XIII. Incluso aún se conservan anotaciones de partidas jugadas por muchos de estos personajes, como en los casos de Napoleón y Einstein, por ejemplo. La lista de celebridades del pasado y contemporáneas que se han sentido atraídas por el juego-ciencia y de las obras en las que éste aparece es tan ingente, que daría para una entrada de decenas de horas de lectura.

También su influencia en el desarrollo de la ciencia ha sido muy destacada, sobre todo como principal terreno de estudio y experimentación de la inteligencia artificial. Desde que Deep Blue, el ingenio de IBM venciera al campeón del mundo, Kasparov, en el ya legendario duelo de 1996, el hombre perdió la batalla frente a la máquina definitivamente. Y los algoritmos desarrollados se han aplicado a numerosos campos de la ciencia, especialmente en la medicina. Como sucede con el impresionante caso de Alpha Zero, software desarrollado por DeepMind (empresa adquirida por Alphabet Inc., matriz de Google), que en 2017, tras ser entrenado mediante Reinforcement Learning (un área de la inteligencia artificial) e instruido solo con las reglas del juego, en 24 horas alcanzó un nivel sobrehumano jugando cientos de miles de partidas contra sí mismo y aprendiendo de cada una de ellas. Consiguió tras eso apabullar en un match a 100 partidas al entonces campeón del mundo en la categoría de módulos de ajedrez, Stockfish. Los desarrollos realizados con Alpha Zero y su predecesor, Alpha Go, han sido aplicados luego para afrontar uno de los enigmas más importantes y complicados de la biología, al que los investigadores llevan 50 años intentado dar una respuesta: predecir la estructura tridimensional de las proteínas. Esto ofrecería una herramienta muy valiosa de cara a comprender y curar enfermedades como el cáncer, así como otras muchas degenerativas y de otro tipo.

Tampoco nos podemos olvidar de las cualidades pedagógicas, sociales y terapéuticas del ajedrez, avaladas por varios estudios científicos y que están promoviendo cada vez más la aplicación de este deporte en los colegios, centros sociales, etc. Los beneficios sobre los niños que lo practican son muchos: aprender acerca de la toma de decisiones, a hacerlos responsables de sus actos y a concentrarse; mejorar la visión espacial, el análisis, el cálculo mental y la compresión lectora; potenciar el desarrollo sociopersonal, fomentar la capacidad de reflexión y el pensamiento crítico, mejorar el razonamiento matemático (como se pudo comprobar en este interesante experimento educativo), e incluso combatir los síntomas en niños con TDAH.

Por otro lado, es reseñable el notable aumento de jugadores registrados en plataformas de juego por Internet como Lichess, Chess.com, Chess24, etc., especialmente tras los confinamientos por la pandemia, alcanzando cifras récords de aficionados jugando cada día. También es encomiable el incremento del número de jugadoras femeninas. Al mismo tiempo, han proliferado los streamers y canales dedicados a esta materia, como el de Hikaru Nakamura, con más de un millón de suscriptores.

Por todas estas razones, y principalmente tras la emisión de la serie basada en el libro de Walter Tevis, como empecé diciendo, el ajedrez está de moda. Y una prueba irrefutable de ello es una mayor presencia de éste en la televisión, apareciendo, por ejemplo, desde en una sorprendente final de la última edición de Got Talent, donde Risto Mejide nos reveló su afición por el juego, pasando por el videoclip de la canción Left and Right, de Charlie Puth, número uno esta semana en el top mundial de vídeos musicales en YouTube, hasta en numerosos anuncios publicitarios recientes que han apostado por el noble juego para sus campañas. Y respecto a estos últimos, dejo aquí una lista de algunos de los que recuerdo, que podéis ver pinchando en los enlaces en azul:

  • Y mi favorito, el de PlayStation, con la música ochentera de los New Order (absolutamente espectacular):

Como se observa, no se puede decir que estemos hablando de marcas cualesquiera.

Para finalizar, hace una semana se celebró en Madrid la final del Torneo de Candidatos, que decidía cuál sería el próximo retador del actual campeón en la próxima final del Campeonato del Mundo. En paralelo al acontecimiento, se han celebrado numerosas actividades relacionadas con este deporte en nuestra capital. En una de ellas, hemos podido ver, sorprendentemente, al Campeón del Mundo (ídolo pop y fenómeno de masas, especialmente en su país), Magnus Carlsen, muy alejado de los escenarios a los que nos tiene acostumbrados, disputando una partida informal en el parque de El Retiro madrileño contra la mejor jugadora femenina de todos los tiempos, Judit Polgar.

Aquí os dejo el vídeo de tan peculiar encuentro. Espero que lo disfrutéis.

Si te ha gustado esta publicación, ¡te animo a votarla y a dejar un comentario más abajo!

Licencia de Creative Commons
¿Está de moda el ajedrez? by J. Rooks is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en ¿Está de moda el ajedrez?.

14 comentarios sobre “¿Está de moda el ajedrez?

  1. El ajedrez está de moda sin duda. Los medios de difusión actuales contribuyen a ello. Llega a mucha más gente. Lo de Netflix ha sido un empujón grande, pero sin ello también iba igualmente camino de ser lo que es hoy. Un dato (uno de muchos, como los que ya comentas) que me indica que está de moda es que la gran mayoría de mis alumnos, que son de entre 8 y 12 años, saben jugar. Como mínimo saben las reglas del juego y los movimientos. Alguno tengo que recibe clases en el colegio. Es una popularidad quizás diferente a la de deportes como el fútbol, por ejemplo. Pero si se le compara con otros, como por ejemplo el waterpolo (por decir uno) sí que hay una clara victoria del ajedrez. Muchísimas más personas lo practican y lo siguen.

  2. Magnífico artículo dedicado a este deporte!!! Sería recomendable que en los colegios se impartiera como asignatura extraescolar!

Responder a Ana Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s