Manual de vida

Éste es el título del último libro que me he leído. ¿Cuándo creéis que fue escrito? Podría ser un texto de autoayuda, de más o menos reciente publicación, escrito por algún psicólogo relevante, ¿verdad? Sin embargo, esta pequeña joya se le atribuye a Epicteto, un filósofo nacido en el año 50 d. C. aproximadamente. Estamos hablando pues, de una obra que tiene casi 2000 años de antigüedad. En realidad se trata de una recopilación de sus discursos realizada por uno de sus alumnos, Arriano de Nicomedia. Con ellos compuso este Manual de Vida, también conocido por su nombre original griego Enquiridión. Epicteto es considerado, junto a Séneca y Marco Aurelio, uno de los mayores exponentes de la escuela estoica, fundada a principios del siglo III a. C. por Zenón de Citio en Atenas. Ésta es una de las más influyentes de la historia, cuyo fin último es la búsqueda de la felicidad por medio de la sabiduría y la virtud.

Lo primero que me gustaría reseñar de este libro es que pertenece a una de mis editoriales favoritas: Alma. Sus colecciones ilustradas (Pensamiento Ilustrado, de la que forma parte este título, y, sobre todo, Clásicos Ilustrados), son, en mi opinión, una maravilla. Es de tapa dura, con una encuadernación perfecta, impreso a dos tintas, con papel de un gramaje que parece casi cartulina, y con un pequeño detalle que me encanta en los libros: cinta marcapáginas encuadernada. Tiene solo 96 páginas y se publicó en mayo de 2021.

Sobre Epicteto, no conocemos su verdadero nombre, ya que la palabra epiktetos en griego significa “adquirido” o “comprado”. Este apodo pudo sobrevenirle por el hecho de que, durante sus primeros años fue esclavo de un liberto de Nerón. Era cojo, probablemente porque su dueño le rompió la pierna. Siendo esclavo, fue discípulo de un filósofo estoico romano. Tras la muerte de su amo fue liberado y se dedicó a estudiar el estoicismo.

El principio fundamental de esta corriente filosófica y que rige esta obra es el siguiente: el secreto de nuestra felicidad y plenitud se basa en preocuparnos solo por lo que depende de nosotros y aceptar lo que no podemos controlar. ¿Te entristecen los días de lluvia? No te apenes por ello: no está en tus manos evitar que llueva, pero sí el hecho de no entristecerte. ¿Has suspendido un examen porque no te has esforzado lo suficiente por estudiar? Tienes razones para afligirte y culparte por ello.

También nos ofrece una guía para afrontar las dificultades que se nos plantean en la vida, las cuales siguen siendo tan vigentes hoy día como hace dos milenios. Abarca conceptos como la renuncia, el apego, las opiniones y representaciones que nos hacemos de las cosas, las pasiones, las emociones, etc.

Epicteto nos llama a actuar con humildad y nos advierte de los grandes esfuerzos y renuncias que implica acometer lo que nos es ajeno y no depende de nosotros, al tiempo que nos ofrece una serie de normas de comportamiento. También destaco otra de sus reglas de oro: «No intentes que las cosas sucedan como deseas. Al contrario, desea las cosas tal y como suceden y todo te irá bien en la vida». Aquí hago un inciso para atreverme a reformular esta máxima desde mi propio punto de vista: no tienes por qué renunciar a luchar por que las cosas salgan como deseas y asume que ello te requerirá un esfuerzo, a veces grande; pero si no lo consigues aún habiendo puesto todo de tu parte, acéptalas tal y como suceden y sé feliz con lo que obtienes.

Otro de los aspectos que me ha sorprendido del libro ha sido comprobar cómo alguien, tantos siglos atrás, nos muestra una herramienta tan poderosa para nuestra felicidad; y que aún hoy, los problemas, preocupaciones y causas de infelicidad de muchas personas siguen teniendo las mismas raíces. Además, algunos fragmentos mantienen una vigencia asombrosa, como podemos leer a continuación:

«Supongamos que quieres conseguir una medalla en los Juegos Olímpicos. Eso está muy bien, pero debes tomar en consideración en qué te estás involucrando. ¿Qué conlleva un deseo como éste? ¿Qué es lo primero que debes hacer? ¿Y luego? ¿Qué te van a exigir? ¿Y qué se deriva de ello? Esta línea de acción, ¿te será realmente beneficiosa? Si lo es, adelante. Si deseas ganar en los Juegos Olímpicos, para prepararte como es debido tendrás que seguir un programa estricto que te llevará al límite de tu resistencia. Tendrás que someterte a normas muy exigentes, seguir una dieta adecuada, olvidarte de los dulces y los postres, entrenar concienzudamente y con regularidad haga frío o calor, y dejar de beber. Tendrás que obedecer las instrucciones de tu entrenador como si fueran las de un médico…»

También advierto que algunos capítulos son crudos, anacrónicos y difíciles de aceptar si no se ponen en su contexto histórico. Aun así, este volumen es candidato a convertirse en un libro de cabecera, y Epicteto, en un consejero al que acudir de vez en cuando.

Como comentaba anteriormente, el estoicismo ha tenido una enorme repercusión a lo largo de la historia. Muchos filósofos, escritores y otras personalidades, además de los ya mencionados Séneca y Marco Aurelio, han seguido su corriente de una manera u otra: Calvino, Descartes, el aquí omnipresente Michel de Montaigne, Montesquieu, Quevedo, Kant, Bertrand Russell, Wittgenstein, la filósofa y activista francesa Simone Weil, etc. También ha sido importante su influencia sobre la rama de la psicología que aborda la terapia cognitivo-conductual.

En este mismo blog podenos apreciar su presencia en algunas publicaciones, como Aforismos I.

Para terminar, me gustaría compartir con vosotros la siguiente entrevista realizada a la filósofa española Victoria Camps, en la que habla de esta filosofía de vida. ¡Es un verdadero placer escucharla!

Si te ha gustado esta publicación, ¡te animo a votarla y a dejar un comentario más abajo!

Licencia de Creative Commons
Manual de vida by J. Rooks is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://wiewiewie.com/2022/08/01/manual-de-vida/.

6 comentarios sobre “Manual de vida

  1. El estoicismo siempre ha estado ahí, desde entonces, y eso debe ser por algo. Probablemente porque quienes lo siguen le obtienen grandes beneficios. Hoy en día se escucha hablar mucho sobre él. También debe de ser por algo acerca de lo que quizás habría que reflexionar.
    Y, ya que nombras a B. Russell por ahí, recuerdo que leí su libro “La Conquista de la Felicidad” y me gustó bastante.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s